lunes, 25 de agosto de 2014

Necesito

Como ya he dicho antes, y aunque sé que ya parezca un disco rayado, tengo que hacerle saber al mundo que me siento horriblemente solo.
En el colegio me siento solo. En el trabajo me siento solo. En mi casa me siento solo. En la calle me siento solo. No importa adónde vaya, siempre está esta sombra, este fantasma que me persigue y me atormenta día y noche.
Estoy entre muchas cosas: mi abuela sufre de una enfermedad terminal y he perdido todo contacto con ella por su soberbia y mi dejadez. Mi madre está horriblemente deprimida por la situación anterior. Mi padre sufre de problemas económicos. Mi hermana está cesante y en medio de una mediación con su antigua pareja y padre de mi sobrino. Y yo... bueno. Yo estoy estresado y tengo miedo. Sinceramente tengo miedo. Me siento ansioso y enfermo la mayoría del tiempo. La sensación de que nadie me escucha, de que a nadie le interesa lo que sale de mi boca me hace sentir inseguro la mayoría del tiempo.
También estoy inseguro sobre mi cuerpo. La varicela dejó unas manchas en mí que aún no puedo borrar. Y me siento... gordo. Me atormentan las calorías y trato de medirme en lo que como, haciéndome morir de hambre la mayoría del día.
Perdí a mi banda, y por consecuencia, a mis únicos amigos. Supuestamente comenzaré una historia nueva con otros muchachos que conozco, pero las cosas no han evolucionado mucho. Muero por hacerle saber al mundo lo que pienso de una manera artística. Quiero deslumbrarlos a todos en el momento que me vean tocar, saltar, gritar, bailar y sobre todo, cantar en el escenario. Pero eso lo veo muy lejano. No creo que las cosas vayan muy bien.
Respecto a la educación... este año doy la PSU y estoy muerto de miedo. Ni siquiera he imprimido mi tarjeta de identificación. Tengo todo esto de lado, y creo que la mayor razón es el miedo irracional que tengo hacia todo este proceso. Autoexaminándome, (si es que existe la palabra) yo creo que el factor que desencadena el pavor en mí es el hecho de crecer. Pronto seré mayor, tendré que conseguir un hogar, un árbol, un mejor trabajo, una esposa (o un esposo, no discrimino), formar una familia, seguir trabajando, y seguir trabajando y seguir trabajando para morir de una manera digna. No lo sé. Todo ese tema me pone los pelos de punta.
Me gustaría poner en pausa al mundo,como en esa película "Click", y poder hacer todo lo que quiera sin tener en mi mente esa voz que me repite "deja de procrastinar. Así no llegarás a ningún lado. Piensa en el futuro, por Zeus. La vida no está hecha de libros ni de películas ni de series de televisión. La vida está hecha de amor y dinero, cosas que en este momento no tienes y, si sigues así, nunca tendrás." A veces puedo ser muy antipático conmigo mismo.
Hay tantas cosas que quiero hacer antes de morir... tener un hijo (o una hija, ambos son una bendición de los dioses), plantar un árbol, escribir un libro, leer libros, ver muchas películas, escuchar música, crear música, presentar mi música, ver series de televisión, ir a conciertos, drogarme, emborracharme, tener sexo, fumar, enamorarme (por segunda vez, por cierto), en fin... una inmensidad de cosas que probablemente no realizaré. Y aún así, algunas veces preferiría estar muerto a que seguir en este mundo donde nadie me escucha.
Necesito un algo, un alguien. Necesito un amigo para no sentirme tan solo en esta oscuridad. Necesito a alguien que me entienda, que me escucha y que se interese por mí. Esperemos que pueda encontrarlo.

martes, 8 de julio de 2014

Silencio y oscuridad.
Los peores enemigos de una mente depresiva con un gusto suicida.

sábado, 28 de junio de 2014

Soledad

Estoy sintiéndome mal otra vez. No tan mal como antes, pero definitivamente no estoy en mi mejor momento.
Me siento solo, horriblemente aislado. Siento que la única compañía real, que me hace sentir menos vacío de vez en cuando, son los personajes ficticios de novelas o películas o series de televisión. Y algunos personajes reales pero con los cuales no tengo ningún tipo de relación más que la de músico-destinatario.
Las voces vuelven a mi mente. Los deseos de aminorar el dolor con algún recurso mal visto desde el punto ético rondan dentro de mi cabeza.
No sé qué hacer. Juro que no sé qué hacer.
Estoy mal otra vez.

jueves, 12 de junio de 2014

Lo siento, pero tú ya no eres uno de los personajes principales de mi historia. Ni siquiera un secundario o un antagonista, tan solo eres un personaje incidental que viene de vez en cuando a mi mente cuando comienzo a recordar cosas, pero ya no eres más que sólo eso.

domingo, 16 de marzo de 2014

Hoy entré en mi cabeza,
como si de un computador se tratara.
Al darme cuenta
de lo que estaba pasando
entendí que estaba en mi mente
y que por fin podría borrar
las malas memorias
que dejaste en mí.
Una gran sorpresa me llevé
al darme cuenta
que ninguna mala memoria
dejaste tú en mí.

domingo, 23 de febrero de 2014

Kurt Cobain.

"pero desde los siete años odio a la gente en general... Sólo porque a la gente le resulta fácil relacionarse y ser comprensiva. ¡Comprensiva! Sólo porque amo y me compadezco demasiado de la gente. (...)
Soy una criatura voluble y lunática. Se me ha acabado la pasión. Y recordad que es mejor quemarse que apagarse lentamente."


viernes, 13 de diciembre de 2013

Problema

Hay un problema con la gente. O conmigo. Una de dos.

Hace poco, caí enfermo. No era tan grave, pero sí lo suficiente como para llevarme al pabellón para ser operado. Pero ese no es el punto.

Me quiero referir al momento que estoy viviendo ahora: la recuperación.

Todo el mundo me ha llamado o visitado o preguntado por mí a través de alguna red social para saber cómo estoy.

Qué hay de malo en eso, se preguntaran. Aquí está la cosa: ¿Acaso necesito ser operado para que alguien me pregunte cómo estoy? Es horrible. No sé si lo tomo muy a pecho o soy un egoísta malagradecido, pero de verdad me saca de mis casillas.

Y eso no es lo peor, lo peor es que la gente lo sigue preguntando simplemente por cortesía. Al igual que antes de la operación. Nadie se preocupa de por cómo realmente me siento, mis pensamientos, mis sentimientos, cosas así.

Necesito a alguien con quién pueda conversar. Y lo malo es que hay personas que sí quieren escucharme de verdad, pero yo no quiero contarles a ellos, simplemente no me siento cómodo.

Creo que el problema está en mí y no en la gente. Qué lástima darse cuenta de ello.